Máster Gratuito en Marketing Digital

Gentileza Prensa con Opinión

Las dramáticas circunstancias que envolvieron la muerte del futbolista Julio César Toresani, generaron gestos de condolencias que volvieron a poner en la superficie el tema de la situación de abandono en que quedan muchos deportistas, que otrora escucharon su nombre coreado por decenas de miles de admiradores. Los jugadores de cualquier disciplina, pasan muy rápidamente de su condición de ídolos a la de “ex”.

Diego Armando Maradona expresó su pésame por la muerte de su colega, pero aprovechó también para dejar planteada la ausencia de los grandes clubes a la hora de proteger la adultez de los futbolistas y sus familias, luego de un temprano retiro. Por extensión, nosotros podemos agregar a boxeadores, basquetbolistas y a otros referentes del deporte competitivo.

Nadie puede desconocer que gran parte de las disciplinas generan un negocio extraordinario para muchos. El asunto es que esa masa de transacciones gira siempre alrededor de hombres y mujeres que hacen de la práctica deportiva su medio de vida, con dedicación a tiempo completo mientras el cuerpo se lo permita. No todos tuvieron la posibilidad de la consolidación económica que garantice el futuro. Son más los que pasaron a situación pasiva luego de haber dedicado quizás un tercio de sus vidas, sin haber adquirido el posicionamiento que ganaron en el terreno de juego.

Si el lector se pregunta a esta altura qué tienen que ver estos comentarios con el mutualismo, vale calmar la inquietud aduciendo que la Economía Solidaria atraviesa todas las esferas de la condición humana. En Córdoba, la Asociación Mutual del Deportista se creó y trabaja precisamente para que los retirados conserven la contención, en lo económico, en la salud y en la pertenencia de grupo.

Una gran conquista de la dirigencia de la entidad, fue la sanción de la ley 9.994 en el año 2011 y reglamentada en 2013. Después de gestiones de los mutualistas, la norma estableció la creación de un régimen provincial de reconocimiento al mérito deportivo, destinado a beneficiar a deportistas que se encuentren en situación de vulnerabilidad social, y que hayan tenido una actuación destacada y reconocida en su disciplina a nivel provincial, nacional o internacional. Los beneficiarios perciben una gratificación mensual no contributiva, no transferible al cónyuge en caso de fallecimiento. El monto a percibir es el equivalente a la jubilación mínima de la Provincia.

La percepción compromete a los deportistas beneficiarios a efectuar como contraprestación, colaboraciones con instituciones provinciales en las áreas de educación y deportes mediante el dictado o participación en conferencias, clases magistrales, jurados u otras actividades similares en forma ad honórem.

Pero la contribución no es para todos. Las asignaciones son determinadas por una Comisión Asesora, integrada por dos representantes de la Agencia Córdoba Deportes; uno de la Confederación de Deportes de la Provincia de Córdoba; uno del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, y un legislador. En lo últimos seis años, desde la puesta en vigencia de la ley, sólo 80 deportistas perciben el beneficio.

Admitiendo que esto no es suficiente, la Mutual busca articular acciones para ampliar y generar servicios que cubran las necesidades de sus asociados. Miguel Saldaño, presidente de la organización, plantea esta realidad y exhorta a ampliar un debate más global sobre el tema: “Haber alcanzado esa ley en la provincia, para nosotros fue una gran ayuda. Hay que tener en cuenta que nuestra generación no ganaba el dinero que hoy se gana en el fútbol. Los que se salvaron son excepciones, la mayoría no pudo; tienen que seguir trabajando. El nuestro es un trabajo vivido con mucha pasión, pero que termina muy tempranamente; dejar la actividad cuando todavía se es joven, genera situaciones que exigen una atención, un acompañamiento. Yo aspiro a que se tome conciencia a nivel nacional sobre esta problemática. En su momento, el presidente de AFA, Julio Grondona nos alentó y destacó que Córdoba era la única provincia donde se había conformado una mutual para ocuparse de estas situaciones. La nuestra es una entidad que no cuenta con recursos, de modo que a partir de este año tenemos previsto organizar eventos de convocatoria, que nos permita generar ingresos y atender y brindar contención a todos los deportistas que ya no estén en actividad y que se encuentren en situación complicada”.