Máster Gratuito en Marketing Digital

El Gobierno provincial confirmó que desde 2015 aumentó exponencialmente la cantidad de internos en el sistema penitenciario. En cinco meses murieron al menos 10 detenidos.

Una situación preocupante se produce en la cárcel de Bouwer ya que María del Carmen Oviedo, una interna de 60 años, falleció el pasado 7 de mayo, luego de que se descompusiera en Bouwer y fuera trasladada al hospital Misericordia, y como ella varias personas murieron en los últimos meses, situación que se torna cada vez mas acuciante y es motivo de polémica y alarma.

Los Autoconvocados Anticarcelarios de Córdoba denuncian que en lo que va del año, fallecieron unas 11 personas detenidas en el Sistema Penitenciario de Córdoba.

Por su parte, el Servicio Penitenciario de Córdoba informó oficialmente nueve muertes en los primeros cinco meses del año, cuatro de ellas fueron mujeres alojadas en el penal de Bouwer, un sector que no es señalado como problemático por la sobrepoblación carcelaria, como sí lo son los pabellones masculinos.

Son muertes dudosas, la mayoría de las muertes fueron por falta de atención médica. Hay enfermedades crónicas que se vuelven enfermedades mortales por la falta de atención médica”, denuncia Adriana Revol, integrante de Autoconvocados Anticarcelarios de Córdoba (Quien visitara la semana pasada La Ranchada, el Programa “La Vida y La Libertad”) y agrega que los médicos del servicio penitenciario están para aplicar métodos de tortura como camas de sujeción (que consiste en que el interno esté días y horas atado de pies y manos), chalecos químicos y celdas de aislamiento.

El caso de Luis Guevara, un joven de 27 años, que falleció el pasado 20 de febrero en el Hospital Córdoba llegó a la Justicia y su padre, Julio Guevara se constituyó como querellante.

La muerte de Luis fue consecuencia de un abandono de persona, de una desatención tanto en los complejos carcelarios dónde estuvo, tanto en el EP9 o en la UCA y en Bouwer y luego en el Hospital Córdoba, según relato de los propios familiares tampoco recibió la atención que recibe cualquier persona que ingresa al hospital.

Luis sufría de toxoplasmosis y se encontraba en lista de espera para un transplante hepático. Según la familia, pese a su estado de salud le negaron la prisión domiciliaria y desde que quedó detenido el 21 de diciembre hasta que falleció el 20 de febrero, durante todos esos días no tuvo la medicación que tomaba diariamente.

Las muertes por sus nombres, en cinco meses:

  • 7 de enero – Abel Ezequiel Vaquel (37 años) – Murió en el Hospital Aurelio Crespo de la localidad de Cruz del Eje de un paro cardiorespiratorio.
  • 16 de enero – Luciano Nelson Butassi (37 años) – Lo encontraron muerto en una celda de los Tribunales Judiciales de Río Tercero donde estaba detenido.
  • 2 de febrero – Elsa Medina (62 años)– Estaba detenida en la cárcel de Bouwer, sufría diabetes, se descompuso y el SPC informó que falleció en el Hospital Misericordia.
  • 7 de febrero – Roberto Enrique Boj (37 años) – Estaba detenido en la cárcel de Cruz del Eje. Tras una pelea con internos sufrió lesiones, estuvo siete días internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Aurelio Crespo.
  • 20 de febrero – Luis Guevara (27 años) Estuvo detenido dos meses en la UCA y el último mes en Bouwer. Sufría de toxoplasmosis, denuncian falta de atención médica y falleció en el Hospital Córdoba.
  • 22 de febrero – Janet López (30 años)– Interna del penal de Bouwer, la hallaron muerta en su celda.
  • 27 de febrero- Pedro Ramón González (66 años)- Detenido en la cárcel de Cruz del Eje, se descompensó y falleció de un paro cardiorrespiratorio en el Hospital Aurelio Crespo.
  • 17 de marzo – Elisa Vanesa Castaño (34 años)– Detenida en Bouwer, la hallaron muerta en su celda.
  • 7 de mayo – María del Carmen Oviedo (60 años) – Se descompuso en el penal de Bouwer donde estaba detenida, la trasladaron al Hospital Misercordia donde oficialmente se firmó el acta de defunción.
    Autoconvocados Anticarcelarios denuncian al menos dos muertes más no informadas oficialmente de la cárcel de Cruz del Eje: la de Franco muerto por tuberculosis en febrero y el 21 de marzo, la de Matías Cardozo (26 años) muere tras recibir una puñalada en el penal.

La situación actual de las cárceles cordobesas, nos preocupa y pone la mirada en las autoridades locales ya sean fiscales, jueces, entre otros, como así también en el servicio penitenciario local, quien debe dar cuentas de las muertes y de las condiciones en las que los/as internos/as cumplen las penas pertinentes.

*foto: gentileza “la tinta”