Máster Gratuito en Marketing Digital

Durante el mes de Enero, se detectó un caso de hantavirus en la cárcel de Magdalena. Para la mayoría de las personas puede resultar algo insólito, pero quienes lidiamos a diario con la realidad de la cárcel, sabemos que se trata de un capítulo más de una forma sistemática de manejar los contextos de encierro que no respeta los derechos humanos básicos.

Nos preguntamos hasta dónde puede llegar la desidia y el desinterés de un órgano estatal para que esto ocurra. Estas aberraciones, lamentablemente, no son novedad. El estado expone permanentemente a condiciones inhumanas a las personas que están privadas de su libertad.

Reclamamos una vez más por condiciones dignas, y seguimos luchando para que el único derecho que se pierda al estar preso sea la libertad ambulatoria.

Es común ver este tipo de casos en contextos donde a veces se termina marginando a los internos  y no se respeta el acceso a derechos humanos fundamentales como la salud y el más fundamental de los derechos, como lo es el derecho a la vida.

Fuente: Atrapamuros CABA.