Máster Gratuito en Marketing Digital

“Quien tiene una huerta, tiene un tesoro”, es el nombre del proyecto que lleva adelante el Centro Cultural Shiweñ. Pensado desde una economía social, que además ayuda a mejorar la alimentación e impacta positivamente en el medio ambiente.

El Centro Cultural Shiweñ, ubicado en Barrio Argüello, es un espacio abierto e inclusivo. Promueve la construcción de prácticas colectivas integrales. Uno de los proyectos que desarrolla es “Quien tiene una huerta, tiene un tesoro”, el cual consiste en una red de Huerteros.

centro-shiweñ

Hablamos al respecto con Sonia Quiroga, Trabajadora Social y Coordinadora del centro, quien nos cuenta que el objetivo principal es brindar herramientas a los vecinos que les permita tener su propia huerta, en su casa. Sostiene que el proyecto está pensado desde una economía social: “Los que tenemos huertas vamos trocando alimentos o dándole valor agregado”, e incluso impacta de manera positiva en el medio ambiente.

Por otro lado, Roberto Pigliacanti, presidente del centro, asegura que tener una huerta propia ayuda a la salud y a mejorar la alimentación: “lejos de los agroquímicos y pesticidas”. Además “nos ayuda a nosotros como persona, una hora de huerta son 100 horas de psicólogo” concluyó Pigliacanti.