Máster Gratuito en Marketing Digital

Organizaciones sociales y de derechos humanos repudian el “acuerdo histórico” de la implementación de la Policía Migratoria Auxiliar impulsado por el Gobierno de Mauricio Macri.

En un comunicado publicado el jueves 30 de mayo de 2019 en la página oficial del gobierno nacional, se expresa que el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y el vicejefe de Gobierno y ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, firmaron un convenio por el cual se conceden facultades de Policía Migratoria Auxiliar a la Policía porteña.

Ante esto la campaña Migrar no es delito realizo un repudio instantáneo a las políticas migratorias que propone el actual gobierno.

En este marco hablamos con Natividad Obeso, referente de AMUMRA – Asociación Civil de Derechos Humanos Mujeres Unidas Migrantes y Refugiadas en Argentina.

Adjuntamos también el comunicado completo de la campaña migrar no es delito:

¡Repudio Nacional a la Policía Migratoria!MIGRAR NO ES DELITO·SÁBADO, 1 DE JUNIO DE 2019

Ante el llamado “acuerdo histórico” de la implementación de la Policía Migratoria Auxiliar impulsado por el Gobierno de Macri, Patricia Bullrich, Horacio García, Rogelio Frigeiro, Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, desde La Campaña Nacional Migrar no es Delito conformado por organizaciones sociales, políticas, migrantes, estudiantes y de derechos humanos, repudiamos enérgicamente esta nueva avanzada que pone en peligro la integridad física de las y los migrantes que habitamos el suelo argentino. El gobierno del PRO continúa con el discurso criminalizador, mintiendo descaradamente con argumentos absolutamente falsos, culpabilizando a las y los migrantes de la inseguridad y el narcotráfico, inseguridad que ellos mismos generaron con las políticas económicas de hambre y miseria. Invitamos al Gobierno Nacional a revisar los datos oficiales, en donde se puede ver claramente que menos del 1% de las personas migrantes tuvo conflictos con el sistema penal y que el porcentaje de personas extranjeras encarceladas en establecimientos federales y provinciales apenas ronda el 6%, cabe destacar que en los últimos quince años no hubo un aumento significativo. El convenio firmado por las cuatro fuerzas de seguridad, Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal, actuaran en colaboración con la Policía Migratoria. El primer esbozo de la implementación de esta policía lo realizó el Ex director de la Director Nacional de Migraciones – DNM, Martín Arias Duval, y el actual Director de la DNM, Horacio García, es hoy uno de los más entusiasta en llevar a cabo estas medidas que vinculan a la migración con delito. Nos preocupa enormemente esta medida ya que significa una cacería sin criterios hacia el conjunto de lxs trabajadores migrantes, para luego publicar en sus portales de noticias sobre detenciones, allanamientos y expulsiones arbitrarias que separan a niñxs de sus padres, madres migrantes. Al Gobierno no le interesa en absoluto “brindar cada vez más seguridad a los vecinos y vecinas” –como dice Santilli-, el Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2017 dictado por el Poder Ejecutivo Nacional es un absoluto fracaso, la Inseguridad continúa, la inflación aumenta y la pobreza se dispara al 32%. Este gobierno xenófobo en estos últimos tres años se ha encargado de fomentar el odio hacia el migrante para convertirnos en un “enemigo público”, implementó en el 2016 una cárcel para migrantes –cerrada por un amparo judicial-, en enero de 2017 el DNU 70 modificó la ley de migraciones 25871, en agosto de 2018 creó una APP para verificar la situación migratoria disponible para las fuerzas de seguridad. Y en las calles la Policía de la Ciudad no para de perseguir y agredir a las y los trabajadores migrantes de la colectividad africana que tratan de sobrevivir a esta crisis. Estamos en un año electoral, y al estilo “Bolsonaro” los representantes de la derecha xenófoba se ocupan de instaurar una política migratoria de “mano dura”, que provoca expresiones de odio que llegan a buena parte de la sociedad. Quienes hoy inflan el pecho para aplicar expulsiones arbitrarias contra los migrantes, son nietos e hijos de inmigrantes pobres, sin embargo, prefieren olvidarlo y atacar a la población migrante actual. Desde la campaña nacional Migrar no es delito decimos:¡No a la policía migratoria!¡Fuera policía xenófoba!¡Migrar no es delito!¡Basta de Racismo y Xenofobia!