Máster Gratuito en Marketing Digital

Se produjo un tenso momento en el establecimiento de mujeres tras la muerte de una detenida.

En paralelo, ayer un grupo de presos varones denunció que desde hace varios días el suministro de agua es deficiente dentro de la cárcel, entre otras situaciones de vida igualmente graves.

El viernes a la noche, una interna de 30 años fue encontrada ahorcada en la celda 2 del sector F1-Ingresos, según apuntaron fuentes oficiales. Ante esto, otro grupo de detenidas generó lo que a nivel penitenciario se calificó como “un momento de tensión”. Si bien se llegó a hablar de un intento de motín, desde el Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC) se negó esto. La directora de la cárcel, Marisa Alé, aseguró a la prensa que durante la noche no se registraron agresiones hacia el personal ni un intento de motín.

“Por el grado de sensibilidad que causa esto en el resto de las mujeres, solicitamos asistencia médica, y la guardia les explicó lo que había pasado, pero todo ese movimiento generó nerviosismo e incertidumbre”, precisaron fuentes de la institución.

Sin embargo, aclaró: “En un primer momento, creyeron que había una situación de riesgo a nivel seguridad”.

Por esto desde el SPC se activó al grupo antimotines.

Fuentes oficiales aseguraron que toda la situación, tanto en ese penal de mujeres como en la cárcel de varones, se está siguiendo con suma atención por parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, del que depende el SPC.