Máster Gratuito en Marketing Digital

La convocatoria de este “bicicletazo” es para visibilizar la precarización laboral en el sector. Denuncian que existe una complicidad entre las empresas de plataformas y los Estados provinciales y nacionales. “Se aprovechan de nuestra desesperación para decir que hay empresas extranjeras que invierten en el país”, declararon.

“Somos más de 2.000 jóvenes que trabajamos en empresas como PedidosYa, Rappi, Glovo y Uber Eats en Córdoba. Con la crisis económica y el aumento de la desocupación, nos vemos obligados a trabajar en condiciones deplorables para mantener a nuestras familias, pagar el alquiler o afrontar los gastos de estudio. Algunos hemos trabajado toda nuestra vida en negro por dos monedas. Muchos somos inmigrantes, y no conseguimos otro trabajo”, expresaron desde el colectivo “Rappis y furioses”.

Desde el colectivo de “Rappis y furioses”, también agregaron, “Pagamos la mochila y el uniforme y si sufrimos un accidente o un robo nos tenemos que pagar la atención médica, las empresas no se hacen cargo de nada. Lo que ganamos por cada entrega es una miseria y lo pagan con retraso, por lo cual tenemos que pedalear ocho horas por día para llegar a fin de mes. Muchos terminamos dejando nuestros estudios”.

Además, indicaron que la firma PedidosYa es la única empresa que tiene a sus trabajadores en relación de dependencia. Sin embargo, señalaron que “ya despidieron a 14 personas en Córdoba, 130 en Rosario y 450 en Buenos Aires, para empezar a contratar gente en negro”.

Laura Vilches, legisladora (PTS-FIT), este miércoles presentó en la Unicameral un pedido de informe sobre el sistema de trabajo a partir de las plataformas de delivery. “Es lisa y llanamente una forma de tracción a sangre para ganarse el sustento”, afrimó la legisladora.

 

En este contexto Romina Storlowa, integrante de Rappi, se expresó al respecto.